jueves, 16 de febrero de 2017

La música que te conecta con la vida



¿No os ha pasado nunca que escucháis una melodía y la relacionáis al momento con cualquier experiencia que hayáis tenido? Claro que sí, es algo que nuestro cerebro hace de forma automática, y es porque la música, nos guste o no, nos marca de alguna manera; claro, unas veces más que otra.

La clave es que lo que escuchemos nos motive de alguna forma, y eso no siempre depende de nosotros; en eso, nuestra mente trabaja de una manera autónoma. Yo hace muchos años que trabajo en una compañía discográfica, en un puesto de realización, nada glamuroso ni con contacto con gente famosa; pero gracias a eso he tenido acceso a un montón de melodías diferentes. Algunas de esas melodías ni siquiera han visto la luz al público, pero eso no es lo importante, sino que muchas de ellas se han clavado en mi recuerdo y las he podido asociar con muchas de mis vivencias.

Seguro que todos sabéis de lo que estoy hablando. ¿Quién no siente miedo cuando escucha la música de Tiburón? ¿O quién no se estremece al oír la melodía de Psicosis? Son cosas que están en nuestro subconsciente y que no podemos evitar, aunque no siempre tiene por qué ser malo, porque por suerte en la vida hay mucha más cantidad de recuerdos buenos que traumáticos.

Hay otras canciones que nos traen emociones felices, como por ejemplo todas las que recordamos de nuestras películas y series infantiles favoritas, o aquellas que nos cantaban de pequeños nuestras madres. O quizá las de uno de esos éxitos del cine romántico que a todos nos evocan grandes historias de amor, las hayamos vivido en carne propia o no.

¿Y qué me decís de las bandas sonoras de los videos y peliculas porno? Son sencillas y poco elaboradas, pero en cuanto una las escucha en cualquier situación, no puede más que imaginarse una escena de sexo, de esas en que tíos cachas se tiran a tias buenas impresionantes, siempre como por arte de magia. Y todos pensamos en ello, a sabiendas de que es harto difícil de que nos pase a nosotros, pero eso no quiere decir que no queramos que no pase, ¿o no?

Por eso debemos hacer acopio de todas las melodías que nos acompañan en nuestra vida, sobre todo las que nos traen recuerdos felices a la mente, y disfrutar de la música lo más que podamos, porque es uno de los placeres de la vida. Y entre todos lo vamos a demostrar, si es que seguís visitando este sitio.